Al César lo que es del César

La vida nos da la oportunidad de conocer muchas personas de todo tipo, habrán algunas que sumarán más que otros, lo importante es aprovechar los momentos que compartimos con alguien, aprovechar por todos los medios a conectarnos con otras personas. Esto va mucho más allá de pedir y recibir un favor, aprovechar  el tiempo con alguien es lograr absorber el conocimiento de cada persona, es abrir nuestros sentidos a otras experiencias de vida, es apreciar lo bueno de otros para ponerlo en práctica. Lo más importante de la vida es tan simple como compartir.

En el año 2012, la vida me dio la oportunidad de conocer a una gran persona, alguien que fue un parte aguas en mi vida; fue Giancarlo la primer persona que me dijo que emprender es para valientes y perder en ese proceso es normal, seguidamente me dio la oportunidad de integrarme a un equipo de personas de quienes no sólo aprendí mucho, sino que hoy son buenos amigos. Está experiencia me permitió profundizar un área relativamente nueva de comunicación, un área que ha sido mi sustento desde ese momento, hasta el día de hoy. 

En algún momento le di las gracias, sin embargo hoy conmemorando el día que nos deja, vale la pena publicar, como dijo una amiga “hoy Guatemala pesa menos”. Y estoy de acuerdo con esa frase, porque en medio de envidias, celos, robos, usura, violencia. Encontré una persona que tenía como meta mejorar Guatemala.

Por ahí van a caerme personas que dirán. ¡Hizo esto! ¡Hizo lo otro! Pero cuando una persona  atiende a un desconocido con la intención de darle una mano, no tengo otra opción que decir que conocí a una persona muy generosa.

¡Nos vemos en la cima Giancarlo! 

 

¡Juguemos pues!

Fotografía por Samu Hernández

Fotografía por Samu Hernández

Vamos a jugar de algo,

de estar juntos un rato,

de construir recuerdos;

de que soy el héroe de tu historia.

Juguemos de que es el futuro

y el juego es la vida,

juguemos de ser nosotros mismos

y no de lo que otros creen que somos.

Juguemos de estar alegres y quedémonos así para siempre.

No lastimes la magia, demostrando tu “poder”.

Ilusiona con tu sabiduría,

miente como un niño,

haz lo que es obvio pero cuéntamelo antes.

Repitamos la broma de hace 15 años, solo para recordar la inocencia.

Hagamos algo nuevo para creer en algo,

para darle dirección al camino.

Hagamos algo nuevo, para disfrutar una aventura,

para conocer nuevos personajes,

para encontrar lo que muchos llaman destino.

Escuchemos nuestra canción como si fuera la primera vez, y disfrutemos del descubrimiento de un nuevo sentimiento.

Licencia Creative Commons
Juguemos por Samuel Hernández se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://laparadadesamu.wordpress.com/2015/01/30/la-vida/.

¡Hagamos business pues!

Fotografía: Samu Hernández

Fotografía: Samu Hernández

Los primeros años del nuevo siglo, me dio por buscar información sobre desarrollo personal, dentro de los autores con los que me topé en ese momento puedo mencionar a Stephen Covey, con los famosos 7 hábitos de las personas altamente efectivas; John C. Maxwell, con el tema de liderazgo, Robin S. Sharma con algunos consejos sobre la disciplina personal; y por supuesto con Robert Kiyosaki y el libro “Padre rico, padre pobre” libro que a muchos nos resultó una dura bofetada, a otros algo difícil de creer, y para otros más, algo totalmente descabellado. Ésta lectura me afectó a tal punto que desde mis primeros trabajos buscaba tomar el “control” sobre mis ingresos y sobre todo el control en algo mucho más valioso para mi; el tiempo.
Hoy un poco más de diez años después, me resulta algo común y muy atractivo el hecho de emprender proyectos y por supuesto, trato de motivar a personas a realizar actividades de emprendimiento; actividades dónde tengan la oportunidad de hacer lo que les apasiona o en su defecto lo que se les facilita, y con esto tratar de tomar el control sobre sus ingresos y como lo decía antes, tomar el control sobre el tiempo.

Sin embargo me doy cuenta que para muchas personas esto no es muy importante, muchos siguen buscando la solución a sus problemas económicos en el famoso “pan duro, pero seguro”, hay otro grupo por ahí que en el peor escenario tratan de que sean otros los que se arriesgan, para ellos salir de la zona de confort cuando el territorio ya está asegurado.

Hace unas semanas me encontré una frase, de Tony Gaskinsque dice: si no construyes tus sueños alguien te va a contratar para que le ayudes a construir los de él”. Frase que motiva a reflexionar sobre éste tema, y nos insta a emprender algún proyecto,  sin embargo para algunas personas el iniciar una actividad nueva, propia y desde cero, no es más que el último recurso a un problema financiero y en cuanto consigan algo “estable” dejan tirado el proyecto.
La pregunta es ¿Qué me impide emprender? Y la respuesta más común (y válida) es “la situación económica”, muchas veces ese “pan duro pero seguro” es lo que nos mantiene a flote y hay que dar gracias por ello, principalmente cuando ese pan no es tan duro en realidad… Pero cuando las personas no emprenden simplemente porque están en “piloto automático” ahí es más grave la situación a futuro.

Hoy, les quiero motivar a tomar el tiempo necesario para crear su “idea de negocio”. Y luego planifiquen la forma de iniciar con ese proyecto. Piensen a futuro, y no sean cortoplacistas, recuerden que nuestra generación no es como la de muchos de nuestros padres, quienes tenían acceso a un plan de retiro (forcivoluntario). Felicito a los que poseen una cuenta de ahorro a largo plazo como una forma de retiro, pero para los que no tienen una de éstas todavía, ¡pilas y hagamos business!

¿Cómo alcanzar el #éxito?

¿Cómo alcanzar el éxito?

El día de hoy me topé con dos vídeos por redes sociales, el primero muestra al grupo Walk of the Earth interpretando su versión de la Happy de Pharrell Williams, luego me encontré éste vídeo donde se muestra al elenco de la versión  The Lion King de broadway, interpretando The Circle of Life en pleno Subway en la ciudad de Nueva York. Esto me hizo meditar sobre todos los excelentes proyectos de distintas áreas con sorprendentes resultados, como este sitio web sencillo pero efectivo.  En fin,  hoy me detuve a analizar estos proyectos un poco más allá de lo que generalmente vemos  (el resultado) y empiezo a sacar algunas conclusiones respecto a realizar proyectos trascendentes.

Sí, tener talento es importante, sin embargo aprender a trabajar en equipo posiblemente sea más importante aún,  las personas que están detrás de cada idea, cada acción o actividad creativa en la gran mayoría de casos (me atrevo a decir)  no es la habilidad del individuo lo que hace posible alcanzar resultados sorprendentes, sino el trabajo del  grupo de individuos hace trascendente un proyecto.

Muchos crecimos expuestos a la televisión norteamericana, y si nos detenemos un instante, nos damos cuenta que nos venden la idea de un super héroe como Superman, como He-Man, el mismo Mcguiver que con un gancho de pelo, un brazo de G.I. Joe  y un chicle de menta  hace una bomba con la capacidad de liberarlo de una prisión.  Está demás decir que ésto no es cierto, y no quiero pensar que estamos tan influenciados por los medios de comunicación ¿o sí? Los mejores resultados en la vida se alcanzan gracias a varios factores. Pero  el buen funcionamiento de un equipo de trabajo es fundamental.

Arriesgándome a sonar negativo y tomando como referencia mi propia experiencia, debo decir que, los guatemaltecos somos muy malos trabajando en equipo; en la elaboración y ejecución de un proyecto es común y hasta aceptado que unos trabajen más que otros, y al final todos quieren recibir la ganancia o los aplausos por igual; no creo que esto se deba a una envidia como tal (espero yo), creo que es el resultado de la mala educación en valores que recibimos. Constantemente se premia a los niños por ser “cabrones”, se sube a calidad de ejemplo, el fraude, como subirse al bus y no pagar, quedarse con vuelto de más, vender algo a alguien con un precio más alto que el del mercado simplemente porque  el comprador no está informado,  no avisarle a la persona que botó dinero, para luego apropiárselo; en fin premiamos a los aprovechados y bajamos a nivel de pendejada la honestidad. Para luego quejarnos de la violencia, los robos, hurtos, pésimos gobernantes; y ese modus operandi de muchos que tratan de pasar encima de todos los que puedan. La sociedad al final de cuentas es el reflejo de cada uno de los individuos que la conforman, por ésto hoy quiero dejarles dos ideas, que más que ideas, quisiera que fueran acciones para iniciar o continuar un cambio en la nación y para empezar el cambio en nuestro alrededor:

  1. Sé honesto,  es la única forma de empezar a cambiar la mentalidad de “cabrón” por la de exitoso.
  2. Valora a la persona que está a tu lado, no sos más ni menos que tus amigos, compañeros y familia, cada uno tiene un valor que lo hace único y formando equipos con personas únicas es como llegaremos lejos.

En conclusión para alcanzar el éxito debemos trabajar en equipo. Hay mucha tela que cortar, y probablemente siga con éste tema en otra entrada. Sin embargo espero tus comentarios los cuales serán un valioso aporte.

¿Cómo disfrutar mi día a día?

Fotografía Samu

Fotografía Samu

Siempre que puedo trato de evangelizar sobre el hecho de disfrutar la vida, hacer cosas memorables que muchas veces son simples;  como tomar un rico café escuchando una buena canción, viendo la lluvia por la ventana. Cosas como compartir con los seres queridos y dedicar mucho tiempo a hacer las cosas que más te gustan. Cuando hago esto no pretendo vender un mundo de fantasías, un mundo ideal que solo existe en mi cabeza;  todo lo contrario, mi intención es que seás consciente de tu existencia, te dés por enterado de la gran oportunidad que tenés día a día.

Escuchar a alguien decir frases como  “cada problema es una oportunidad” a veces cae mal, pensamos que quien lo dice o no tiene problemas, o sus problemas son muy pequeños, o peor aún, vive engañado.  Y  por lógica te hundís en una realidad llena de problemas financieros, malas relaciones interpersonales, o hasta enfermedad. Difícilmente caés en la cuenta que todo eso es temporal (al menos la mayor parte de los problemas lo son).

Como la más terrible tormenta llega a su fin, la vida cambia y nada es para siempre.

Cuando hablo sobre vivir la vida disfrutando de cada instante, no me refiero a pasar las 24 horas del día los 7 días de la semana, recostados junto a la persona que amamos, tampoco a pasar las 24 horas los 7 días de la semana jugando con nuestros hijos y mucho menos a gastar todo el día entre copas con los amigos. Lo que quiero hacer es recordarte que la vida son momentos y cada momento se convierte en una oportunidad de un excelente recuerdo. Al final de cuenta la vida no es más que la suma de todos nuestros recuerdos, y por supuesto “la consecuencia de nuestros actos”o mejor dicho nuestros actos, nuestras decisiones, las cosas que hicimos y dejamos de hacer más las eventualidades que la vida nos presenta y que no siempre son del todo agradables se convierten al final del día en nuestra vida.

Hoy quiero recomendar dos cosas fundamentales en nuestro día a día:

1)      Nuestra Familia

Las pocas horas que paso con mi familia trato que sean memorables, compartir una gelatina en el parque charlando con mi hija, una caminata de la mano con mis dos mujeres, una casita hecha con la colcha de la cama y el sillón de la sala, un cuento inventado por mi hija antes de dormir, un beso y un abrazo para terminar el día, y otra vez al empezarlo.

Con la familia no tenés que estar presente todo el día, pero sí tiene que ser la mejor parte del día para todos.

2)      El trabajo

Debo reconocer que por alguna extraña razón en mis 15 años de trabajador y emprendedor, he tenido la dicha de hacer cosas que me  gustan, el riesgo siempre fue que no era la mejor opción económica,  sin embargo mi vida es ese suceso de experiencias que pasan hora tras hora, y día tras día por lo que siempre trato de evitar trabajos que no ofrecen experiencias memorables o valiosas…

Hacer lo que más nos gusta no siempre se puede, muchas veces esa actividad no representa ganancias económicas o ni si quiera lo podés hacer con el tiempo que te gustaría por tu trabajo actual; Lo que sí se puede es decidir a dónde querés llegar, con fecha exacta, podes decidir cómo querés que sea tu “yo” del futuro;  y de esta forma enfocar todas tus acciones al logro de esa meta.  Si bien no todos trabajan en lo que les gusta hacer, podemos visualizar nuestro trabajo como temporal, una especie de escalón que tenés que subir para alcanzar tu meta.

Con mucho respeto para las personas que hacen un trabajo difícil, como el que realiza el personal en una agencia bancaria, o la persona que te cobra en la gasolina; o más difícil aún, los guardias en algún centro comercial con un horario de más de 8 horas diarias… sin embargo desapasionamente hablando son trabajos que alguien tiene que hacer, pero no para toda la vida, trabajamos para lograr algo más que el trabajo en sí mismo; para pagarnos los estudios, alimentar a nuestras familias, hacer carrera. Pero no, ese trabajo no es para siempre, al menos no tiene que serlo.  Me atrevo a  invitarte a meditar sobre tu trabajo actual, si llevás más de 4 años en el mismo puesto, no importa cuánto ganás, lo que importa es responder  ¿En estos 4 años estoy más cerca de mi sueño? Y ¿sí todo sigue así otros 4 años más, voy a estar más cerca de mi sueño? Sí la respuesta es no, ya tenés una razón para hacer un cambio y volver a disfrutar tu experiencia de vida….

“el día es el resumen de la semana, la semana es el resumen del mes, el mes el resumen del año y el año el resumen de tu vida” Robin Sharma

¿Qué necesita un emprendedor, para tener éxito en Guatemala?

Entrepreneurship GT

Luego de varios años de trabajo y sobre todo de estudio personal, llego al punto de decir “es momento de hacer algo propio” y es así como me tiro al agua como emprendedor…

Mi  proyecto estaba enfocado en ofrecer publicidad estrategicamente correcta. Empiezo con un programa de radio en FM, con algunos tropiezos por mi falta de experiencia, pero sale al aire, unos pocos meses después se me ocurre hacer una revista impresa (por qué no, total diseñe y medio escribí en un par de revistas y realicé muchos suplementos); luego un evento (también por la experiencia que tenía montando eventos promocionales). Todo enfocado en un mercado “muy bien estudiado” y “atractivo económicamente”.  Lo que pretendía era ofrecer entretenimiento “interesante” “ameno” e “inteligente” a ese grupo de personas entre 25 y 35 años, que viven en la ciudad, que son profesionales o están cerca de llegar a ser profesionales, y algo muy importante con un gusto peculiar en la música y la cultura general, esas personas que los años ochentas habían “culturizado” con la televisión por cable, la radio FM, los videojuegos y la entrada de un nuevo medio de comunicación, el internet. Bueno, está de más decir que la estructura era algo mucho más elaborado que eso, pero para plasmar una idea les comparto ese panorama.

En concepto no estaba mal, estudié mucho el tema de publicidad y marketing, trabajé siendo una pieza clave en la creación de estrategias de marketing para una institución con relativa presencia en el mercado financiero local, donde pude hacer ejercicios de prueba – error, observar  lo que funciona y no funciona en el mercado Guatemalteco. Sin embargo, con toda esa “experiencia” y “conocimiento” el proyecto no funcionó.

En realidad no fue culpa de nadie más que de mi persona, pagué el precio por aprender, y aprendí. Espero que no sea tarde, pero ahora tengo claro la importancia de rodearme con las personas que pueden afectar un proyecto,  creer en esa idea; porque precisamente el hecho de ser tu amigo y tenerte afecto, puede darle confianza de arriesgarse en tu persona.

Tenemos que saber lo que hacemos, pero tenemos que tener la capacidad de convencer a las personas para que crean en lo que estamos haciendo. Simon Sinek, lo explica en su charla del “the golden circle” y muchos otros autores han dicho algo similar “La gente gasta o invierte con el corazón no con el cerebro”. En este caso no me refiero al consumidor final, me refiero a la(s) persona(s) que está(n) por invertir o patrocinar tu idea. El consumidor final en Guatemala puede ser un poco diferente.

Al momento de emprender un proyecto empresarial no se trata únicamente de tener una gran idea, se trata de comunicar esa idea de forma clara, a la persona correcta.

Para tener éxito en Guatemala no es suficiente aplicar conceptos que sacamos de libros (escritos en el extranjero) porque nuestra realidad muchas veces es diferente.  Y por eso, aquí les van algunas sugerencias para un proyecto emprendedor exitoso:

1 Necesitas una buena idea de negocio, situado en la realidad del público al que quieres  llegar o atender. 

2 Conocé a tu público, no supongas conocerlo, estudia sus hábitos de compra, sus hoobies, lo que hace con su tiempo.

3 Comunica bien tu idea con pasión, no decir qué vas a hacer sino por qué lo vas a hacer.

4 Debes tratar de hacer amistad con muchas personas con la capacidad de invertir o patrocinar tu proyecto,  o  personas que seguro necesitarás en tu equipo de trabajo.

Quiero resaltar el estar ubicado en la realidad del mercado, porque ahora es importante estar cerca de nuestro público, si bien es cierto que con las redes sociales y el internet se puede llegar a todo el mundo, es un hecho la importancia de estar cerca y ser parte de su realidad, por eso empresas internacionales “grandes”, están abriendo “fan page” locales,  no es casualidad o falta de estrategia que haya fan page de Claro Guatemala, Claro Chile, todo lo contrario es precisamente parte de la estrategia.

Muchas veces veo emprendedores que pareciera que nacieron en el país equivocado (a mi me pasó) Por no ser conscientes de la realidad a la que se van a enfrentar.

Hace pocos días estuve platicando con mi amigo Pablo Reckholder y el me dijo algo muy cierto “hacé un producto o servicio enfocado  a gente que sí gasta, -lo poco que tiene”.

¿Cuál es el éxito de una pizzeria que se especializa en un producto de Q5? El éxito es que le vende al que tiene Q20 para gastar en almuerzo, y personas con ese perfil hay muchos en nuestro país.

Así que la próxima vez que quieran lanzar un proyecto de emprendimiento, tomen en cuenta mis sugerencias y estoy seguro que les voy a ahorrar un serio dolor de cabeza…

Una pausa, y celebra la vida

Foto por samu

Foto por samu

Hace unas semanas, tuve la oportunidad de hacer pausa (literalmente) y quedarme quieto, no se suponía que iba a ser así aunque estaba en un lugar muy transitado tenía que trabajar; así que me acomodé en una silla con esa intención. Me coloqué los audífonos y escuché música (mientras intentaba trabajar). Luego de unos minutos me di por vencido al no poder concentrarme. Mientras la música sonaba me puse a “shutiar” (observar detalles) a las personas que pasaban frente a mi lugar. Me di cuenta que muchas (casi todas las) personas se veían felices, sonreían y bromeaban con sus acompañantes. Esto me hizo pensar ¿Qué hace feliz a las personas? Porque parece que estamos destinados a ir “en busca de la felicidad” y muchas veces nos deprimimos al ver que la luz al final del túnel está muy lejos o ni siquiera la podemos ver.

Recuerdo que hace un tiempo le pregunté a mi hija, “mija” ¿qué te hace feliz? Luego tuve que cambiar la pregunta por ¿Cuándo estás feliz? Y ella respondió “cuando estoy con papi y mami”, “cuando pinto”, “cuando juegas conmigo” y “cuando viene la Fernandita” (su prima). No quiero hablar de la familia necesariamente, quiero hablar un poco sobre la felicidad, por lo que voy a sacar dos cosas en la respuesta de mi beba, ella es feliz cuando está con las personas que ama y cuando hace lo que le gusta, nada más que ¡genial! Esa es la lección que me dio o mejor dicho me confirmó.

En el libro who will cry when you die del autor Robin S. Sharma  se encuentra una frase que me impactó, el autor escribe algo así “Nunca he visto a una persona que está a punto de morir, lamentarse por no haber trabajado más, pero si mucha gente lamentarse por no haber pasado más tiempo con sus seres queridos”.  (Dije que no iba a hablar de la famila) Así que para finalizar únicamente quiero agregar algo que les puede servir: Es sobre una película inglesa que acabo de ver se llama About Time, me la describieron como una comedia romántica, y mi sorpresa es que aunque tiene comedia y escenas de romance, la verdadera lección es sobre la vida,  sobre disfrutar la vida, sobre cómo muchas veces no le ponemos atención a lo que pasa a nuestro alrededor, pensamos que nada va a cambiar, todo será igual y la verdad, es que la vida cambia, porque el cambio es bueno y necesario para la experiencia que llamamos vida; por esto he aprendido a poner “pausa” al día a día y disfrutar de los detalles (ya lo he dicho antes). La felicidad al final de cuentas es una decisión, siempre vamos a querer más, pero si estás con tus seres queridos, y disfrutas lo que haces; celebra la vida…

¿Cómo uso mis redes sociales?

Foto por Samu

Foto por Samu

Frecuentemente me encuentro que algunos contactos dentro de mis perfiles sociales tienen  la práctica de compartir chistes, y bromas (de mal gusto); o aprovechan sus perfiles sociales para ofender a personajes públicos o instituciones comerciales (peor aún aquellos que publican sus enojos o peleas con terceros). No digo que expresar nuestras ideas sea una mala práctica en redes sociales, a lo que me refiero es que Facebook no es un grupo de amigos fortachones que nos van a defender de las personas que se sientan ofendidas por lo que hacemos o decimos. Que estemos en Facebook no significa que podamos ser ofensivos, violentos o infantiles; con el propósito de ser “cool” Un perfil en cualquier  red social nos sirve para acercarnos a las personas que están lejos (fuera del país, por horarios, etc.) nos ayuda a estar cerca de marcas, personas públicas e instituciones que hasta hace unos años eran ellos quienes nos enviaban mensajes a través de medios masivos de comunicación (o alternativos) Lo cual ha cambiado en los últimos años. Estar lejos ya no es una opción, el papel de emisor y receptor ha cambiado para siempre, ya que con las redes sociales los papeles se intercambian rápidamente (entre emisor y receptor). Las redes sociales nos facilitan el acceso a más contactos. ¿Qué vamos a hacer con esta facilidad? Será cuestión de cada quien, sin embargo yo quiero aconsejarles a que utilicen las redes sociales cómo utilizarían un medio de comunicación masivo porque una característica de las redes sociales es que no olvidan, lo que publicamos puede quedar para siempre, esto es más pesado que un video mal hecho o una entrevista mal manejada en televisión, radio o prensa escrita porque con no transmitir nuevamente el video, audio (y el papel se desecha rápidamente) se solucionaba el problema (en los 90´S y antes). Ahora un tuit, un video en youtube queda grabado con un pantallazo, una captura o una descarga y nuestra imagen personal (o profesional) está en juego.

Las redes sociales no son un medio para decir aquellas cosas que no nos atrevemos a decir públicamente, todo lo contrario, las redes sociales son para potenciar nuestras ideas y hacerlas llegar a más personas.