¡Hagamos business pues!

Fotografía: Samu Hernández

Fotografía: Samu Hernández

Los primeros años del nuevo siglo, me dio por buscar información sobre desarrollo personal, dentro de los autores con los que me topé en ese momento puedo mencionar a Stephen Covey, con los famosos 7 hábitos de las personas altamente efectivas; John C. Maxwell, con el tema de liderazgo, Robin S. Sharma con algunos consejos sobre la disciplina personal; y por supuesto con Robert Kiyosaki y el libro “Padre rico, padre pobre” libro que a muchos nos resultó una dura bofetada, a otros algo difícil de creer, y para otros más, algo totalmente descabellado. Ésta lectura me afectó a tal punto que desde mis primeros trabajos buscaba tomar el “control” sobre mis ingresos y sobre todo el control en algo mucho más valioso para mi; el tiempo.
Hoy un poco más de diez años después, me resulta algo común y muy atractivo el hecho de emprender proyectos y por supuesto, trato de motivar a personas a realizar actividades de emprendimiento; actividades dónde tengan la oportunidad de hacer lo que les apasiona o en su defecto lo que se les facilita, y con esto tratar de tomar el control sobre sus ingresos y como lo decía antes, tomar el control sobre el tiempo.

Sin embargo me doy cuenta que para muchas personas esto no es muy importante, muchos siguen buscando la solución a sus problemas económicos en el famoso “pan duro, pero seguro”, hay otro grupo por ahí que en el peor escenario tratan de que sean otros los que se arriesgan, para ellos salir de la zona de confort cuando el territorio ya está asegurado.

Hace unas semanas me encontré una frase, de Tony Gaskinsque dice: si no construyes tus sueños alguien te va a contratar para que le ayudes a construir los de él”. Frase que motiva a reflexionar sobre éste tema, y nos insta a emprender algún proyecto,  sin embargo para algunas personas el iniciar una actividad nueva, propia y desde cero, no es más que el último recurso a un problema financiero y en cuanto consigan algo “estable” dejan tirado el proyecto.
La pregunta es ¿Qué me impide emprender? Y la respuesta más común (y válida) es “la situación económica”, muchas veces ese “pan duro pero seguro” es lo que nos mantiene a flote y hay que dar gracias por ello, principalmente cuando ese pan no es tan duro en realidad… Pero cuando las personas no emprenden simplemente porque están en “piloto automático” ahí es más grave la situación a futuro.

Hoy, les quiero motivar a tomar el tiempo necesario para crear su “idea de negocio”. Y luego planifiquen la forma de iniciar con ese proyecto. Piensen a futuro, y no sean cortoplacistas, recuerden que nuestra generación no es como la de muchos de nuestros padres, quienes tenían acceso a un plan de retiro (forcivoluntario). Felicito a los que poseen una cuenta de ahorro a largo plazo como una forma de retiro, pero para los que no tienen una de éstas todavía, ¡pilas y hagamos business!

¿Cómo alcanzar el #éxito?

¿Cómo alcanzar el éxito?

El día de hoy me topé con dos vídeos por redes sociales, el primero muestra al grupo Walk of the Earth interpretando su versión de la Happy de Pharrell Williams, luego me encontré éste vídeo donde se muestra al elenco de la versión  The Lion King de broadway, interpretando The Circle of Life en pleno Subway en la ciudad de Nueva York. Esto me hizo meditar sobre todos los excelentes proyectos de distintas áreas con sorprendentes resultados, como este sitio web sencillo pero efectivo.  En fin,  hoy me detuve a analizar estos proyectos un poco más allá de lo que generalmente vemos  (el resultado) y empiezo a sacar algunas conclusiones respecto a realizar proyectos trascendentes.

Sí, tener talento es importante, sin embargo aprender a trabajar en equipo posiblemente sea más importante aún,  las personas que están detrás de cada idea, cada acción o actividad creativa en la gran mayoría de casos (me atrevo a decir)  no es la habilidad del individuo lo que hace posible alcanzar resultados sorprendentes, sino el trabajo del  grupo de individuos hace trascendente un proyecto.

Muchos crecimos expuestos a la televisión norteamericana, y si nos detenemos un instante, nos damos cuenta que nos venden la idea de un super héroe como Superman, como He-Man, el mismo Mcguiver que con un gancho de pelo, un brazo de G.I. Joe  y un chicle de menta  hace una bomba con la capacidad de liberarlo de una prisión.  Está demás decir que ésto no es cierto, y no quiero pensar que estamos tan influenciados por los medios de comunicación ¿o sí? Los mejores resultados en la vida se alcanzan gracias a varios factores. Pero  el buen funcionamiento de un equipo de trabajo es fundamental.

Arriesgándome a sonar negativo y tomando como referencia mi propia experiencia, debo decir que, los guatemaltecos somos muy malos trabajando en equipo; en la elaboración y ejecución de un proyecto es común y hasta aceptado que unos trabajen más que otros, y al final todos quieren recibir la ganancia o los aplausos por igual; no creo que esto se deba a una envidia como tal (espero yo), creo que es el resultado de la mala educación en valores que recibimos. Constantemente se premia a los niños por ser “cabrones”, se sube a calidad de ejemplo, el fraude, como subirse al bus y no pagar, quedarse con vuelto de más, vender algo a alguien con un precio más alto que el del mercado simplemente porque  el comprador no está informado,  no avisarle a la persona que botó dinero, para luego apropiárselo; en fin premiamos a los aprovechados y bajamos a nivel de pendejada la honestidad. Para luego quejarnos de la violencia, los robos, hurtos, pésimos gobernantes; y ese modus operandi de muchos que tratan de pasar encima de todos los que puedan. La sociedad al final de cuentas es el reflejo de cada uno de los individuos que la conforman, por ésto hoy quiero dejarles dos ideas, que más que ideas, quisiera que fueran acciones para iniciar o continuar un cambio en la nación y para empezar el cambio en nuestro alrededor:

  1. Sé honesto,  es la única forma de empezar a cambiar la mentalidad de “cabrón” por la de exitoso.
  2. Valora a la persona que está a tu lado, no sos más ni menos que tus amigos, compañeros y familia, cada uno tiene un valor que lo hace único y formando equipos con personas únicas es como llegaremos lejos.

En conclusión para alcanzar el éxito debemos trabajar en equipo. Hay mucha tela que cortar, y probablemente siga con éste tema en otra entrada. Sin embargo espero tus comentarios los cuales serán un valioso aporte.