¿Qué es tuyo? y ¿Cuánto vale?

Fotografía Samu Hernández

Fotografía Samu Hernández

Últimamente he pensado  en el tema de las posesiones materiales, y en la aparente diferencia entre comprar y alquilar, por lo que me gustaría compartir algo al respecto.

El hecho es, que en realidad el ser humano no puede ser dueño de nada, o no por mucho tiempo, ¿por qué?… fácil, por que la mayoría de bienes o posesiones son perecederas, se terminan o  gastan y si por el contrario son bienes raíces o materiales sumamente duraderos, la intención es dejarlas en herencia, y en este caso lo más probable es que las posesiones más apreciadas por nosotros sean vendidas a terceros, porque seguramente la persona que recibe la herencia no apreciará nuestros bienes como nosotros. Así que separarnos de las posesiones será la realidad, estamos en esta tierra por mucho o poco tiempo y al irnos no podemos llevar nada material.
Mientras estamos aquí y ahora, nuestra sociedad se mueve con dinero, y este (el dinero) como medio con el cual adquirimos bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades humanas, como una rica comida, una habitación cómoda, un plan de salud, un medio de transporte digno y “seguro” y por supuesto nuestros gustos personales.
 En este sentido últimamente me encuentro muchas personas que tienen como meta tener X carro o X cosa  y está bien pero ¿realmente  son estos bienes deseos propios o es la sociedad y el marketing quienes han creado esas necesidades en nosotros? 
En diciembre del año pasado vi la película de The BoxTrolls y aquí muestran al queso como un símbolo de riqueza y estatus, por lo que el “villano” de la historia está dispuesto a conseguir el mejor tajo de queso a cualquier precio, a pesar de ser alérgico al mismo…  Y bueno podemos pensar “qué pendejo el tipo” por obsesionarse tanto con algo tan simple como el queso, pero acaso, comprar cualquier posesión simplemente por lo que significa para la sociedad ¿no es lo mismo?
El fin de semana pasado realicé un viaje a una reserva natural que cuenta con un mariposario, y tuve la oportunidad de ver orugas, capullos y por supuesto mariposas; el capullo de la mariposa emperador (el de la fotografía arriba) es algo curioso, de color verde y adornos dorados; el asunto que para la oruga no es más que una tumba y para la mariposa un vientre, para el proceso de vida el capullo tiene mucho valor, no obstante la naturaleza es muy practica, no vemos mariposas cargando su capullo de un lado a otro, para demostrar habilidades, o para dárselo a otra oruga y sea usado por una segunda vez; lo cierto es que aunque el valor del capullo es muy alto, luego de ser utilizado servirá de alimento para otro insecto o para las plantas, y la vida sigue.
Al final creo que lo importante de cualquier posesión radica en la utilidad y en el valor que representa para nosotros. Volviendo al inicio de la nota, se vale que gastemos o invirtamos dinero para darnos nuestros gustos y sí éste resulta ser muy caro, creo que se vale rentar (alquilar) casi cualquier cosa que deseamos y disfrutar de eso, sabiendo que el valor está en la experiencia y el recuerdo, porque cuando nos vamos de esta vida es lo único que llevaremos.
Anuncios